candidata.es.

candidata.es.

Política y género: barreras que aún deben ser vencidas

Política y género: barreras que aún deben ser vencidas

Introducción

En todas las sociedades existen desigualdades entre hombres y mujeres que se manifiestan en distintos ámbitos, y en política no es la excepción. Históricamente, las mujeres han sido marginadas y excluidas de la toma de decisiones y de la representación política. Aunque en la actualidad se han hecho avances significativos en el reconocimiento de los derechos y la participación activa de la mujer en todos los espacios, aún existen barreras que limitan su acceso y protagonismo. En este artículo analizaremos las barreras que aún deben ser vencidas en materia de política y género.

Las barreras legales

En muchos países, las leyes electorales son la principal barrera para la participación política de las mujeres. Históricamente, las leyes estaban diseñadas para beneficiar a los hombres en sus aspiraciones políticas, marginando a las mujeres. Por ejemplo, algunas leyes establecían que solo los hombres tenían derecho a votar y ser elegidos, mientras que otras limitaban las posibilidades de las mujeres al establecer que solo podían participar en elecciones en listas cerradas y en posiciones no electorales. Aunque en la actualidad se han adoptado reformas electorales para garantizar la igualdad de derechos políticos de las mujeres, aún quedan muchos desafíos. Por ejemplo, algunas leyes electorales siguen siendo discriminatorias en términos de género. Una forma en que esto ocurre es mediante la imposición de condiciones más estrictas para la creación de partidos políticos liderados por mujeres. Otra forma en la que se impone discriminación es en la forma en que se establecen las cuotas de género. En algunos países, se establece una cuota del 50% para mujeres, pero en la práctica se les asignan lugares en las listas de candidatos en posiciones no elegibles.

Las barreras culturales

Además de las barreras legales, también existen barreras culturales para la participación política de las mujeres. En muchos casos, las prácticas culturales y sociales limitan las oportunidades de liderazgo político para las mujeres. Por ejemplo, en algunas sociedades, se espera que las mujeres se concentren en su papel como esposas y madres, y se les desalienta de participar en la política. En otros casos, las sociedades y comunidades esperan que las mujeres se limiten a asuntos relacionados con el hogar o la familia y no intervengan en política. Otra barrera cultural es la visión estereotipada de los roles de género en política. En muchas ocasiones, a las mujeres se les asignan roles secundarios o suplementarios en la toma de decisiones políticas, lo que limita su capacidad para liderar y tomar decisiones importantes. En algunos casos, se les considera “falibles” o “débiles” para desempeñar un papel político significativo. También se les asignan papel de “portavoces o representantes” que no tienen que ver con la toma de decisiones importantes.

Las barreras en la comunicación

En la política, la comunicación es una herramienta fundamental para lograr el éxito. Pero para las mujeres que quieren participar en política, la comunicación puede ser una barrera importante. En muchas ocasiones, las mujeres tienen menos accesibilidad a plataformas de comunicación que los hombres. Esto las desfavorece, ya que son menos propensas a ser vistas y escuchadas por una audiencia más amplia. La falta de accesibilidad a plataformas de comunicación también limita su capacidad para presentar sus argumentos de manera eficaz. Debido a que son menos vistas y oídas, las mujeres pueden tener más dificultades para convencer y persuadir a otros de sus ideas. Además, muchas veces, se las desacredita y se las impide participar con regularidad en debates y discusiones importantes.

Las barreras económicas

Finalmente, otro de los desafíos importantes que enfrentan las mujeres en la política son las barreras económicas. En algunos casos, las mujeres pueden ser menos propensas que los hombres a buscar cargos públicos debido a las barreras económicas que enfrentan, como los salarios más bajos y la falta de acceso a recursos financieros asequibles para una carrera política. La falta de recursos económicos también puede limitar la capacidad de las mujeres para establecer redes y construir alianzas políticas. En algunos casos, el dinero es un factor clave en la construcción de relaciones políticas, y la falta de recursos económicos puede limitar la capacidad de las mujeres para establecer las relaciones que necesitan para tener éxito en la política.

Conclusiones

En resumen, las mujeres aún enfrentan barreras significativas para participar activamente en política. Estas barreras van desde lo legal hasta lo cultural, la comunicación y lo económico. Es necesario que, en la sociedad en general, se adopten medidas que eliminen estas desigualdades de género y se promueva la equidad en la representación política y la toma de decisiones. Para lograr esto, es necesario que se adopten reformas electorales que promuevan la participación de la mujer y que se establezcan cuotas efectivas que garanticen la igualdad de género en la política. También es importante que se fomente la educación y el desarrollo político de las mujeres, así como su empoderamiento económico y social para garantizar su acceso a los cargos públicos. En última instancia, es necesario que se cambien las percepciones culturales y que se aborde la discriminación de género en todos los ámbitos de la sociedad. Solo así se logrará un acceso equitativo para las mujeres a los espacios de poder y la toma de decisiones.