candidata.es.

candidata.es.

¿Por qué las mujeres en la política siguen siendo objeto de discriminación?

¿Por qué las mujeres en la política siguen siendo objeto de discriminación?

Introducción

La falta de igualdad de género en la política sigue siendo uno de los problemas más graves en nuestra sociedad. A pesar de los importantes avances en los últimos años, las mujeres todavía se enfrentan a una discriminación que les impide acceder en igualdad de condiciones a los puestos de poder y decisión. En este artículo, vamos a analizar las principales razones por las que las mujeres en la política siguen siendo objeto de discriminación y qué medidas podemos tomar para acabar con esta injusticia.

La brecha de género en la política

En la actualidad, la presencia de las mujeres en la política sigue siendo escasa. A pesar de que en algunos países han logrado algunos avances, la brecha de género sigue siendo evidente, especialmente en los puestos de responsabilidad. En España, por ejemplo, aunque en las últimas elecciones generales se batió el récord de mujeres en el Congreso, solo el 31% de los diputados son mujeres. Esta brecha de género en la política se alimenta de muchas causas profundas que gestionan y guían la sociedad actual. Una de las principales es la falta de acceso de las mujeres a la educación y la formación. La sobreprotectividad y el estereotipo de género, por ejemplo, son factores que impiden la igualdad de género en la educación, y esta discriminación luego conduce a menos mujeres ocupando los puestos de responsabilidad en la política.

La discriminación de género en la selección de candidatos

Uno de los obstáculos más evidentes para la igualdad de género en la política es la discriminación en la selección de candidatos a los puestos políticos. A menudo, los partidos políticos se centran en los criterios de selección tradicionales, que se basan en la experiencia en la política, la pertenencia a alguna facción política, el nivel de estudio y la edición. todos estos criterios generan una discriminación inconsciente hacia las mujeres, y generan menos participación de mujeres en la política. Además, la paridad es también una tarea pendiente en la política, y muchos partidos políticos fallan también dentro de esta tarea. Es necesario que los partidos políticos se comprometan con la paridad en sus listas y que la presencia de las mujeres en la política sea un objetivo prioritario.

Sexismo en la campaña

Otro problema relacionado con la discriminación de género en la política es el sexismo en la campaña electoral. Las mujeres que se presentan a un cargo político suelen enfrentarse a una presión social importante que puede incluir la exigencia de tener una edad joven, haber tenido determinados comportamientos y otras acciones que no les corresponden por derecho propio. Las mujeres también suelen ser objeto de más críticas por parte de los medios de comunicación respecto a los hombres, lo que les causa un mayor estrés y dificultad en la campaña electoral.

El lenguaje sexista en la campaña

Otro de los problemas asociados con la discriminación de género en la campaña es el lenguaje sexista. Al utilizar un lenguaje sexista, se perpetúan los estereotipos de género y se fomenta la discriminación y la desigualdad. Es importante prestar atención a las palabras que se utilizan en la campaña electoral y evitar las expresiones discriminatorias.

El techo de cristal en la política

Una de las razones por las que las mujeres no alcanzan puestos de poder es el llamado "techo de cristal". Esto se refiere a la barrera invisible que impide a las mujeres acceder a los puestos de liderazgo y toma de decisiones en la política y otros ámbitos. El techo de cristal es una forma de discriminación indirecta que se produce cuando los hombres mantienen las posiciones de poder y las mujeres son desplazadas hacia puestos menores. Además, también puede referirse a la dificultad que tienen las mujeres para ascender profesionalmente o avanzar en sus carreras políticas debido a la falta de oportunidades y el estereotipo de género.

Las medidas para acabar con la discriminación de género en la política

Para acabar con la discriminación de género en la política, es necesario tomar medidas concretas que fomenten la igualdad de oportunidades. Entre ellas, podemos destacar:

Acciones afirmativas

Una de las medidas más eficaces para fomentar la paridad y la igualdad de género en la política son las acciones afirmativas. Se trata de medidas que buscan garantizar que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres en los puestos de responsabilidad política. Entre las medidas afirmativas, podemos destacar la inclusión de cuotas que garanticen la participación igualitaria de hombres y mujeres en las candidaturas, la designación de mujeres en puestos de responsabilidad y la promoción de la igualdad de salarios entre hombres y mujeres.

Formación de género

Otra medida importante es la formación de género, es decir, la capacitación de mujeres y hombres en cuestiones de género. Esto puede incluir la sensibilización sobre la igualdad de género y el fomento de la igualdad de oportunidades en la selección de candidatos, así como la capacitación en liderazgo y gestión.

Garantizar la igualdad de oportunidades para las mujeres

En última instancia, es importante garantizar la igualdad de oportunidades para las mujeres en la política. Esto puede incluir el establecimiento de una política de igualdad de género y el cumplimiento estricto de las leyes que garantizan la igualdad de género.

Conclusión

A pesar de los avances logrados en los últimos años, todavía queda mucho por hacer para acabar con la discriminación de género en la política. Si queremos alcanzar la plena igualdad de género, es necesario tomar medidas concretas para garantizar que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres en los puestos de responsabilidad política. Con la incorporación de políticas afirmativas, la formación de género y la garantía de la igualdad de oportunidades, podemos avanzar hacia un futuro más justo e igualitario para todas las mujeres en el ámbito político y social.